Test de Thomas

streching

Existen numerosos test o pruebas para evaluar el acortamiento muscular (hipoextensibilidad) o hiperextensibilidad de los músculos de nuestro cuerpo. Un problema bastante común tanto en deportistas como en personas sedentarias es el acortamiento del psoas iliaco, que puede provocar una lordosis lumbar, y derivar en molestias y dolores, a veces muy intensos. El musculo psoas iliaco pertenece a la musculatura profunda, es parte de los músculos flexores de la cadera, actúa como nexo de unión entre el tronco y el tren inferior. Permite la flexión, abducción y rotación del

sfacil.com/rutina-para-gluteos-y-piernas/" target="_blank" rel="noreferrer noopener" aria-label="muslo (abre en una nueva pestaña)">muslo y la flexión y rotación del tronco (Keith L. Moore; Anne M. R. Agur; Marion E. Moore (2006). Con el test de Thomas podemos valorar si padecemos dicho problema y a partir de ahí trabajar para mejorarla. Este test recibe su nombre por el cirujano británico Dr. Hugh Owen Thomas (1834-1891), especializado en el rango de movilidad de la cadera.

Vamos a explicar como se realiza el test de Thomas

Para evaluar el acortamiento del psoas El sujeto se coloca de cubito supino sobre una camilla/mesa con las piernas extendidas y subirá la pierna no evaluada llevándose la rodilla hacia el pecho sin provocar lordosis lumbar (curva de la zona lumbar) 120º (aproximadamente), en este punto nos fijaremos si la pierna evaluada (extendida) sigue apoyada en la mesa; en este caso no habría acortamiento del psoas, tendremos que mirar si la zona lumbar se separa o no de la camilla/mesa, si aumenta la zona lumbar tendremos un resultado falso-positivo, la zona baja de la espalda debe estar apoyada en la camilla/mesa en todo momento si por el contrario la pierna evaluada (extendida) se separa de la camilla/mesa tendremos una hipoextensibilidad del psoas.

Estiramientos para solucionarlo

  1. Zancada amplia hacia delante, antebrazos descansando en la rodilla delantera, cadera muy baja acompañando la flexión de la rodilla y rodilla trasera flexionada y tocando el suelo. Extensión de la rodilla trasera, sin levantar la cadera.
  2. Llevamos la rodilla trasera al suelo y realizamos una retroversión de la cadera dejando la zona lumbar totalmente lisa. Llevamos la cadera hacia delante manteniendo la retroversión.
  3. Pies abiertos un poco más amplios del ancho biacromial con un pie adelantado, rodilla trasera semiflexionada. Realizamos una retroversión de la cadera. Bajar la zona derecha de la cadera manteniendo la retroversión.
  4. Realizamos una pequeña zancada hacia el frente con ambas rodillas semiflexionadas y realizar una retroversión de cadera. Extensión de la rodilla trasera manteniendo la posición de la cadera.

Articulo sacado del texto de Juan Manuel Moreno Gaspar e Ibrahim Zammou Rodríguez

¡ENTRENA FÁCIL, ENTRENA CON CABEZA!

Deja un comentario