Paradigmas de la periodización

En la literatura del mundo del culturismo y fitness, la periodización, planificación y organización del entrenamiento podemos encontrar una gran cantidad de discusiones y debates. Promovemos y hemos apoyado modelos de planificación del entrenamiento, basados en la interpretación de evidencia científica, de creencias y de experiencias individuales. Aunque en los últimos años ha surgido evidencia sustancial que demuestra que las respuestas al entrenamiento varían ampliamente, dependiendo de múltiples factores subyacentes. Seguimos anclados en unos modelos que a pesar de no ser apoyados por evidencia científica, siguen enquistado en las entrañas del mundo del culturismo.

p>

¿Qué es la periodización?

Este término fue empleado desde la primera traducción inglesa de la obra de Matveyev Fundamentals of Sport Training realizada en 1981; para describir programas que son cadenas secuenciales predeterminadas de períodos de entrenamiento específicamente enfocados. Sin embargo, hoy en día se usa frecuentemente indiscriminadamente para describir cualquier forma de plan de entrenamiento, independientemente de su estructura.

¿Porqué la ciencia apoya la periodización?

Principalmente la ciencia apoya la periodización como un método seguir para obtener mejoras debido a dos grandes errores.

  1. El primero es que los estudios que relacionan la periodización con unas mayores ganancias, son demasiado cortos. Entre 7 y 24 semanas.
  2. Los sujetos estudiados no tenían experiencia de ningún tipo en la practica de deporte. Por lo que su aptitud física baja era fácilmente mejorable.

Variación del entrenamiento

La evidencia sugiere que la monotonía en el entrenamiento puede beneficiar la aparición de sobreentrenamiento, y la variedad, ganancias y mejoras continuas. Sin embargo, las anotaciones de récords en sprinters y remeros se encuentran en ciclos monótonos. Entonces nos encontramos con dos problemas en la variación. Si varias demasiado tu cuerpo no tiene la capacidad de adaptarse a ningún estimulo. Y si no varias, puedes caer en un sobreentrenamiento o perdida de marcas personales.

En conclusión

Debemos ser capaces de periodizar y organizar nuestro entrenamiento, de forma, que no se produzcan estancamientos prolongados. Y si se producen, minimizar sus efectos negativos. Dentro de esa programación debemos tener en cuenta no caer en la monotonía pero asegurándonos darle tiempo a nuestro cuerpo a adaptarse.

¡ENTRENA FÁCIL, ENTRENA CON CABEZA!

Deja un comentario