Como mejorar los síntomas del síndrome pre-menstrual (SPM)

¿Qué es el síndrome pre-menstrual?

El síndrome pre-menstrual o (SPM) es un conjunto de trastornos y síntomas, tanto físicos como emocionales. Suele aparecer en la fase lútea unos 10 días antes de la menstruación y suele desaparecer al inicio de esta.

Se calcula que un 12% de las mujeres sufre los problemas pre-menstruales y un 80% sufre al menos uno de los síntomas.  Al síndrome pre-menstrual se le asocian hasta 200 síntomas pero no todo son únicos del SPM por eso lo suyo es ponerse en manos de un médico especialista.

Síntomas del síndrome pre-menstrual:

SINDROME PRE-MENSTRUAL

SINDROME PRE-MENSTRUAL

  1. Concentración reducida
  2. Cambios de comportamiento
  3. Retención de agua
  4. Afecto negativo
  5. Alteración
  6. Disfunción motora
  7. Dolor de cabeza
  8. Dolor abdominal y distensión abdominal
  9. Aumento del tamaño y sensibilidad en el pecho
  10. Dolor y pesadez de piernas
  11. Estreñimiento y gases
  12. Dolor muscular y articular
  13. Aumento de peso
  14. Fatiga
  15. Nauseas
  16. Y un largo etc.

Para muchas mujeres el SPM no solo produce estos síntomas de forma que reduce sus capacidades y condición física, sino que, pueden producir la incapacidad temporal para el ejercicio y su actividad laboral.

Lo más normal seria buscar ayuda y consejo en los médicos especialistas pero según un estudio de este año publicado en  Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Institutos Nacionales de Salud solo un 19% de las mujeres buscó ayuda y de las que no lo hicieron el 90% dijo que no buscaban ayuda porque eran síntomas norm

ales. De las mujeres que buscaron ayuda al 95%  se les recetó anticonceptivos hormonales.

Remedios temporales

“si con la regla tienes dolores, te la quitamos y listo” Esto es lo que suele pasar. No se busca una solución real sino que se camufla los síntomas. Estos anticonceptivos hormonales no hace falta que os diga sus efectos secundarios. ( trombosis, parada cardíaca, coágulos sanguíneos, hipertensión arterial, aumento de peso, masculinización, etc) Teniendo en cuenta esto no parece lo mejor ¿no?.

El ejercicio físico y dieta para tratar el SPM

Es bien sabido que el ejercicio nos aporta beneficios psicológicos y fisiológicos.

El ejercicio mejora nuestra salud mental gracias a la hipótesis de las endorfinas. Tras hacer una actividad física nos encontramos en un estado eufórico. Ademas del poder antiflamatorio del deporte, reduce la cantidad de sangre en la zona pelvica y las prostaglandinas, con la consiguiente disminución del dolor.

Lo más recomendable sería hacer una buena planificación con:

  • Rutinas de fuerza.
  • Ejercicio aeróbico  (Dehnavi, Jafarnejad and Sadeghi, 2018) capaz de reducir la prolactina y los niveles de progesterona y así mejorando la fatiga y niveles de estrés.
  • Flexibilidad y equilibrio.
  • Yoga.
  • Eliminar de nuestra dieta la bollería y azucares refinados. Y sustituirlos por azucares naturales como frutas y cereales naturales.
  • Reducir el consumo de café.
  • Disminuir el consumo de grasas animales.
  • Suplementación con vitaminas del grupo B, C y E. También con Omega 3 y magnesio.
  • Alimentos con triptófano como los lácteos y las nueces.
  • Evitar el alcohol.
  • Infusiones como el jengibre como antiflamatorio. Pero mucho cuidado, cuando se produce el primer sangrado dejar de tomarlo inmediatamente.
  • Tomar agua en abundancia sin miedo a la retención de líquidos.

Siguiendo estos consejos deberíais notar una gran mejora sintomática. Pero nunca dejéis de pedir ayuda y consejo a los profesionales y médicos especialistas. Si vais al medico por una migraña, ¿porque no ir por la menstruación?.

 

¡ENTRENA FÁCIL, ENTRENA CON CABEZA!

 

 

Deja un comentario